miércoles, 18 de octubre de 2017

Susurros...


En el silencio escucho tu respiración que tiembla... mi nombre engastado en tu aliento... en tu mirada cristalizado mi cuerpo que dentro de ti palpita...

No hay guardianes que me protejan cuando me encuentras, mi salvaje bestia, ni ángeles furtivos revolotean cerca... corazón ávido de lo oscuro y lo incierto aspiro el templo umbrío de hojarasca allí donde te espero...





Zoraida*

domingo, 8 de octubre de 2017

Envuelta en Abrazos





    "El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes acciones"
      Goethe

Amor y Deseo.

Deslizarse en las páginas de este libro es respirarlos hasta sentirlos fluir en la propia sangre. Palabras que nos llevan a un universo del que no se quiere salir ya nunca.

A veces la creación nace de manera sencilla, basta una imagen o una música para que las ideas salgan a flote y dancen en versos; pero ¿cómo escribir lo que vives y supera infinitamente cualquier sueño o fantasía que hayas tenido jamás? ¿cómo escribir del fuego desde el fuego? ¿cómo hacer susurrar al amor? Es casi imposible y aún así, Jaime lo consigue.

La palabra desnuda, despojada de todo artificio refleja en sus matices el sentir más intenso y puro, y a la vez, metáforas, imágenes, juegos de palabras surgen majestuosas como por arte de magia. Necesitas entonces saborearlas una y otra vez con los ojos cerrados y la piel erizada, volver a pasajes de abrumadora pasión y detenerte en la dulzura que brota inesperada de sus versos.

Abrazos que son mundos aparte, eróticos y místicos, abrazos que son vidas después de otras vidas en el ciclo eterno de un milagro irrepetible que se vive hasta sus últimas consecuencias, porque todo se arriesga, todo se lucha y disfruta en plenitud si son estas alas, fuertes y verdaderas, las que impulsan el vuelo.


"Bostezo el hambre de tu presencia anhelando la sábana estremecida de nuestra piel y recorrer sus mil parajes, ahondar en sus refugios entre el tiempo que se detiene, la eternidad y ese pequeño espacio que es la inmortalidad que ha viajado hasta nosotros" 

                                                                                                                 Jaime Ferrer González. 



Zoraida*

jueves, 5 de octubre de 2017

Apocalíptica



Hoy sólo aspiro a llenarme
de ese grito de bestia salvaje
a mostrar lo oscuro y vencer
una lucha cuerpo a cuerpo
entre la locura que habita el extremo
y el tedio de la cordura
siempre en el término medio de las cosas.

Rezumar sensualidad en cada acto visible y oculto
equilibrarme en el desequilibrio que me causa
el arañazo fugaz e intenso
de ti.

Y que llegue...
El Fin
que destruye y renueva

y me halle volando como bruja en tu escoba...
y te encuentre enroscado como serpiente en mi gruta...
Y sea la rueda del eterno retorno
nuestra boca...



Zoraida*


lunes, 2 de octubre de 2017

Del fuego





¿Cómo escribir un poema del fuego desde el fuego?
¿Acaso es posible?
¿Cómo sobrevivir? ¿Cómo no consumirse en la entrega, y contarlo?

"A tu fuego entro.
Me inflamo. Hiervo. Crepito. Ardo...
derretida la perfección del hielo que me conserva
inalcanzable
en los templos de la memoria

en vida
muerta"




Zoraida*

martes, 26 de septiembre de 2017

El pétalo y la espina



El roce de los labios.
El ondular del calor desnudo.
La risa en los ojos y el respirar silencios.
La huella que deja
un poema en la sangre
que ya sólo mana el cantar de un nombre.

Brevedad del tiempo que devora
el abrazo
grito atravesando noches y mediodías.
Distancia que araña
la memoria rota del recuerdo que es
intacta presencia
en cada palabra.





Zoraida*






domingo, 17 de septiembre de 2017

Ángel y Demonio




Ser
Ángel o Demonio...
transformación surgida del espíritu de un instante que sucumbe...

al vuelo del Amor
al abismo del Deseo...

Única y Cambiante
mi esencia...
ser yo misma y ser quien no soy.

La nota vibrante nacida de tus dedos
diluyéndose en el aire tiempo después
de haber sido tocada por ellos...
y ser tus dedos que tiemblan al sentirme cerca.

Ser los ojos fulgurantes y la sonrisa tierna.

Soy yo y soy mi contraria.
Me conoces y me desconoces
rendido a tu destino...
buscar lo recóndito en mí
hallar lo oculto que se abre a ti...

Ángel en la caricia suave
Demonio en el beso ardiente

liberados y ocultos ambos en el sortilegio de una fórmula pagana
infernal y divina...

Pronúnciala
y envuélvete en mis alas.


Zoraida*

sábado, 9 de septiembre de 2017

A medianoche...




... un pequeño universo tiembla a la luz de una vela
y la piel y el aire se impregnan de aromas nacidos
en el espíritu poderoso de nuestros encuentros.

Te pregunto... ¿qué soñabas antes de que fuera yo tu prisión roja?

Abro las alas perfumadas de mis manos y estalla
el clamor de un secreto guardado
como una rosa escondida
en mi boca
que de pronto florece
y se entrega
en los besos que son
cada uno de sus pétalos de seda...

Oníricos presagios desatan tu alma
que ahora encuentra en la infinitud de mis ojos lo que
vacíos crepúsculos le negaran...

la eternidad sin destino,
el arder de tus dedos en la llamarada de mi pelo,
mi cuerpo que atrapa tu nombre
en garra que no suelta ni ahoga
que impulsa y eleva...

Te eleva...

... más allá del templo adorado de tus huesos...


Zoraida*