lunes, 27 de marzo de 2017

Alquimia


Los caminos se abrieron y las almas se encontraron.
La distancia no era más que un escucharnos más atentamente,
sabernos hasta en el silencio que se hacía voz
en la noche de nuestras noches
un mirarnos desde dentro
evaporar lo ajeno, destilar lo verdadero
transformarnos en un lugar profundo y callado
hasta volver indestructible el vínculo, hasta volverlo eterno.

Los caminos se cruzaron, se hicieron crisol
donde hallarnos y ser presencia
transmutar muerte en nacimiento en vida
y estremecidos preguntarnos
¿tan pura es cada gota de la esencia
que deseamos el fulgor de la Inmortalidad en ella?


Zoraida*

martes, 21 de marzo de 2017

Un solo poema



Fuera del mundo. Dentro de la corriente de la vida.

Danzar la música azul de las esferas, diluirse en los acordes sutiles de la naturaleza.
Sentir la sangre despierta, lacerada la carne en el éxtasis del movimiento, tocar al unísono las cuerdas de lo instintivo y lo sacro.
Volvernos amor y deseo, conciencia cósmica plena, que sólo la vastedad del universo abarque.
Vivir el Sueño... orientarlo al laberinto donde, atravesados uno a uno los círculos externos, toquemos a un tiempo la bóveda celeste y el núcleo ardiente, contradicción misteriosa de la que ya no podremos salir, estallando, si es preciso, como mariposas nocturnas aniquiladas por la misma luz que ansían, renaciendo luego como pájaros de fuego que huyen de nidos donde se les quedan las alas frías.

Tan sólo Vivir. Vivirnos intensamente.

Y al final, escrito con las palabras auténticas, alfabeto derramado en el flujo de la vida, exaltación y milagro... un solo poema...




Zoraida*

martes, 14 de marzo de 2017

Renacimiento



"Y cuando al fin me desprenda de tu cobardía,
cuando me convierta en ausencia helada
escucharás mi silencio tronar en cada resquicio de ti.

Entonces me buscarás en el viento salvaje,
en el rugido del mar,
en lo más profundo de la tierra
y hasta en la tempestad.

Y seré todo lo que habita cielos y mundos
...nunca más de ti..."

Hoy la bruja le habla así a su miedo. Hoy suelta las amarras de ese puerto sabiendo que no hay deriva posible si atiende a la razón de su corazón, su único viento favorable. No hay consejos ajenos que sirvan; naufragará o se elevará siendo ella.
Hoy la bruja desata su miedo. Hoy lo ahoga para siempre en su despertar.
                                                 
"Sin pasado que ancle, sin futuro que apremie. Abrir los ojos entre las luces de la aurora y un baile de estrellas. Sonreír. Otear la línea del horizonte. Buscar los secretos del universo. Vibrar en lo inmenso por primera vez. Olvidada por los dioses. Desconocida para los humanos. Libre".



Zoraida*











sábado, 11 de marzo de 2017

Florecer



...mi cuerpo guarda las noches y los días atravesando infinitos...
noches en las que visitamos sueños que no se disipan en neblina, que son realidad tangible cuando despierta el día...
de ellos brotan vidas en las que nos adentramos como sonámbulos, vidas que son deseos anudados en tiempos en los que aún éramos otros, fantasmas deambulando buscando el cuerpo donde encarnarnos, cuerpos revelados en el punto justo en que la luz los cruza y une
en los hilos irrompibles del destino.

Nos miramos, nos asombra lo que ya sabemos, que el deseo empieza en nuestra boca... en la unión de nuestros labios que tiemblan, en los besos que nos damos y que prenden piel adentro...
que agitan las alas de mi mariposa de sangre y fuego
que recolectan albores de seda desprendidos de tu rosa enorme y plena.

Abrimos los ojos, abrimos las manos, abrimos la boca...
abrimos de par en par el delirio compartido...
...el cuerpo que guarda la revelación del alma abierta...



Zoraida*

viernes, 24 de febrero de 2017

La bruja y las máscaras



Brama el viento desde la madrugada. Agitan los árboles con sus ramas las ventanas, golpean en los postigos medio abiertos que crujen desesperados en su baile frenético. Sopla el viento del este, el viento del cambio, el viento que impele a recorrer el camino de nuevo.

"Me iré. Con el viento me iré.
Me lanza a volar mi locura
mi ansia de libertad
mi alma que en mi cuerpo confía
y en él habita
en sueños que se escapan tras las ventanas
en silencios que envuelven las sombras
en deseo que abrasa en las madrugadas heladas.
Yo me lleno de bosques
mares
desiertos
hasta que también desaparecen y sólo queda
el horizonte desnudo
infinito
eterno...
Y el soplar del viento"

Es tiempo de movimiento, la primavera se acerca y la bruja se prepara para continuar, siempre, hacia adelante. Cuanto más sabia se hace, más ligero es su equipaje. En eso piensa en este, que es tiempo de bailes y máscaras, en que la gente ríe y se divierte en unos pocos días que conceden a la libertad sin freno.
"Observa bien los disfraces y las máscaras pues ellos te dirán más de las personas que sus propias caras. ¿Quiénes quieren ser, quienes son de verdad?"

La bruja en estos días recuerda su propia infancia, cómo fraguó su personalidad, cómo buscaba quién era verdaderamente y por eso adoraba las fiestas de disfraces. Los disfraces son deseos de ser en realidad; piratas, hadas, exploradores, monstruos... Etapas consolidadas, personalidades descubiertas... ¿o no...? Hay quien sigue portando máscaras durante toda su vida, continuamente la misma, muchas distintas; vidas escindidas, ocultas, trocitos de alma y de vida esparcidos... por cobardía, para ser uno mismo, para ser quien los demás esperan que seas. Hay quien porta máscaras ocultando las heridas de la vida y el tiempo, hay quien oculta el miedo o la ira tras una pátina de bondad, hay quien desea seducir a toda costa porque no se gusta nada a sí mismo, hay quien teme la soledad o el desencuentro y se disfraza con los ropajes de la limitante perfección. Hay quien tiene la máscara tan incrustada que no puede desprenderse de ella, hay quien la odia tanto que se la quita a cada instante aunque vuelva a ponérsela siempre. Hay personas tan hambrientas que hacen creer que ya están satisfechas. Deseos, miedos, libertad... Hay quien nunca llega a Ser.

"Observa, observa las máscaras pues muestran mucho más de lo que quieren ocultar"

Sopla, sopla el viento del este. Sopla fuerte y deja a su paso un rastro de máscaras viejas, inservibles, rotas... que arrancan a la bruja de sus pensamientos. "Me iré. Con el viento me iré. Ha llegado la hora de partir". Se mira desnuda frente al espejo. Su rostro, su risa, el brillo de sus ojos... Ella se disfraza cada día de quien Es y el viento le recuerda que por ello es libre y habita en ella la alegría.


Zoraida*

 "Y detrás de los mitos y las máscaras, el alma, que está sola". J.L. Borges

sábado, 28 de enero de 2017

En la luna oscura


En la luna nueva justo antes de que vuelva el tiempo de la luz, la bruja pasa la noche más oscura y fría que recuerda... y está sola, el silencio lo abarca todo, sólo se oye el silbido lejano del viento que hiela y un siseo de serpiente... ¿o es ella?, pero sabe que ha de ser así, los grandes cambios siempre ocurren en soledad y silencio.
Esta noche la nada la envuelve, la nada que lo es todo y que hacia el todo la lleva. Como la gran madre sabia se deshace sola de su piel marchita, sabe, que no debe haber nadie cerca que la guarde a escondidas, que la atrape en recuerdos que ya no son ella, porque la piel muerta ha de ser destruida para que brille la viva.

El día de las luces y la magia se acerca. Ese día encenderá una hoguera que arderá hasta el siguiente amanecer junto a todo lo que de sí misma deja.
Como todo nacimiento verdadero, ese día llega la luz que nace del vientre, que desgarra y sangra, la que trae al aire limpio desde las entrañas viscosas una criatura nueva. Pero esta noche es de oscuridad profunda, de soledad infinita, de frío calando en los huesos. Noche de miedo. Noche de iniciación y renacimiento.

La luna oscura y el invierno frío se alían en esta noche de tormenta. Rayos y truenos, viento furioso que ayudan al despertar como si dijeran: "sal ya de tus cobijas, abre las ventanas y mira hacia fuera".
"Esta piel cuesta arrancarla", piensa la bruja, "estuve demasiado tiempo con ella, era cómoda y caliente pero ya está raída y me deja a la intemperie de mí misma".

La bruja esta noche tirita y en la oscuridad no distingue la senda, pero aún así abre bien los ojos para cuando surja esa chispa que ilumine el camino que ante ella en estos momentos se oculta. Lo recorrerá un tiempo, más largo o breve, que abandonará para iniciar otro como la serpiente, como el río incesante de la vida, como el fluir de las estaciones...

En la luna oscura la bruja se destruye y a la vez renace.

"Cada vez que alguien dice, "no esperaba eso de ti", renazco.
Todas y cada una de las veces.
Destruyo el molde que, todos a la vez y nadie en concreto, han fabricado de quien debo ser, de lo que he de decir, de la imagen que debo mostrar.
Cada vez que pienso, "¿cómo he sido capaz de esto?", renazco.
Todas y cada una de las veces.
Rompo el corsé del miedo, de la vergüenza, de las apariencias, y exploro hasta llegar a los límites de mí donde me hallo y me pierdo de nuevo.
Destruyo, destruyo, destruyo quien soy cuando ya no soy.
Porque solo a través de la destrucción, renazco".




Zoraida*

Preciosa fotografía de Marta Bevacqua. 











lunes, 23 de enero de 2017

Pensamiento insomne



Huye de mí el sueño en la noche gélida

aun exhaustos el corazón y el cuerpo de la espiral de Arte y Belleza que son estos días nuestros.
Adormece el vino desvaríos de filósofos, sueños de poetas, endulza melodías que tus dedos de pianista arrancan de mí como partitura secreta.

La noche todo lo abarca y en mi no sueño me rodeo de mí misma, me pierdo en pensamientos que emergen de los abismos del inconsciente, el vacío se llena de todo lo que no se ve, de miles de libros que nos adivinan en los mitos que recrean.
El viento desde fuera me llama y no hay silencio monótono allí donde brama, pero esta madrugada me atrapa el aire que emana de tu respiración serena.
Despierta ya para siempre la bestia que todo ángel lleva, quiero más, quiero más vida de la que me das, vida que desgarra silencios y besos que antes fueron palabras prendidos en la memoria del tiempo.

En la noche insomne tú duermes entre las alas oscuras de tu sombra, que me sueña. 
Tu cuerpo entero me busca. Mi nombre brota de tu boca y en el fluir de tu sangre me sabes cerca. 
En la noche insomne te respiro y espiro vendavales dentro de ti, aire vivo que remueve tu tierra quieta... y despiertas...
Despiertas escribiendo poemas en mi cuerpo con tus manos que me ven sin verme, que arrebatan mi aliento y me lo devuelven, en cada latir de nuestros ojos al alba que miran al horizonte nuevo.



Zoraida*
Fotografia de Jaime Ferrer González.