sábado, 5 de noviembre de 2016

Ritual del sueño



Rindiendo tributo a los dioses antiguos del amor, venerando a los dioses lascivos del placer, noche tras noche invocamos el ritual del sueño despierto fuera de las garras de la lucidez de la cordura helada y el despiadado insomnio. Allí nos espera la sonrisa al mirarnos como promesa del delirio que nos desboca, donde queman los besos sonámbulos a los que nos abandonamos y en los que se demora el tiempo que ya no recuerda si aún dormimos o habitamos la luz de los días. Pero, ¿y qué importa dónde nos hallemos? si sólo queremos ser la sombra tenue tatuada en las sábanas contando la historia de la luz entrando en las oquedades secretas de nuestros templos, si abre sus alas plena mi mariposa de sangre y carne al sentir de tus dedos, si la humedad de mi cueva sagrada acoge suave tu ídolo enhiesto. Nos rendimos al ritual del sueño llevando nuestras tormentas y abismos sublimadas a pasión en nuestro infierno.

Es la medida de los días el afán obsesivo de tenernos, es despertar del sueño donde nos buscamos para entrar en un mundo sin tiempo que huele a música y a café y a nuestros cuerpos satisfechos que ansían cadenas de fuego en otra noche de sueños despiertos.


Texto: Zoraida*

Imagen extraída de internet. Si eres su autor dímelo y añadiré tu nombre o la retiraré de inmediato.